Quién habla en nombre del pueblo

1
5
2,450

Parte I: José Riquelme

Esta foto la tomé la noche en la que Joaquín Buendía fue investido alcalde de Alcantarilla. Al lado está su lugarteniente de campaña, José Riquelme. Estaba llamado a ser el hombre fuerte del equipo de Gobierno durante la presente legislatura, un tipo fiel, inquebrantable, de principios sólidos como el núcleo de la tierra y con un carácter afable, pero claro y decidido.  Pero su condición de policía complicó sobremanera su incorporación como independiente a la lista del PP, pero a cambio le abrió la puerta de otro puesto para el da el perfil idóneo: El alcalde decidió dar un gran impulso a Protección Civil nombrando al mejor coordinador que Alcantarilla ha tenido y, ahí va la apuesta: Que jamás va a tener. A ver quién me la gana. Porque ha puesto a Alcantarilla en el mapa de Protección Civil irrumpiendo con unos datos apabullantes en número de voluntarios, acciones, cursos de formación, convenios, y con un contacto humano que ha hecho mella en su equipo. Para quien no lo conozca, ese es Riqui. Un orgullo de sus amigos.

Mi suegra, mujer sabia, siempre dice que un pueblo tiene lo que se merece; pero hay algo peor en esa afirmación, y es su negación: Y es que ese pueblo no tiene a quien no se merece. Y Alcantarilla no se merece a José Riquelme. Por eso le han boicoteado, le han acusado, lo han convertido en protagonista de plenos municipales, lo han ninguneado y han hecho lo posible para que se vuelva a Molina de Segura. Allí le han recibido con los brazos abiertos guardándole su plaza y su puesto.

Y como siempre, han funcionado las envidias y los recelos, porque muchos de los que acusan de haber sido elegido “a dedo” son incapaces de aprobar unas oposiciones, por tanto tampoco son capaces de entender que este tipo es funcionario y no necesita que nadie le coloque. Justo al contrario que ellos. Ver el dedo acusador de la Arcadia feliz, que lleva sin trabajar desde el Edén y para la que Eva aún no ha mordido la manzana, es una escena impagable que sólo puede suceder aquí.

Porque no nos engañemos, tenemos un problema. Hablando una vez con Alfonso Rubio (hijo) sobre las guerras carlistas, me dijo una frase que nunca olvidaré: “El drama de los vascos es que jamás ganaron una guerra, siempre eligieron al bando perdedor”. A Alcantarilla le pasa lo mismo, con la particularidad de que no necesitamos enemigo: sabemos derrotarnos a nosotros mismos. Con la excepción de Paco Zapata y la batalla de la ampliación del término municipal, Alcantarilla siempre ha elegido la peor de las opciones en cada tesitura (el río, el tren, la huerta…). Sólo un pueblo derrotado por sí mismo elige a Lázaro Mellado en lugar de a Pedro Marín, dejando a la mitad izquierda de Alcantarilla a la deriva, en busca de un rumbo que parecía haber encontrado con Gabi, Lara, Pedro… Pero en Alcantarilla también sabemos derrotarnos por partes, así que el día que hubo que votar a Conchi Zapata, la Alcantarilla socialista eligió a Barrabás.

Segunda parte: Joaquín Buendía.

La marcha del coordinador de Protección Civil es un anticipo en forma de metáfora macabra de lo que parece que va a suceder en los próximos días, y que adelantó Ángel Montiel en La Opinión: Una moción de censura que derrocará al actual alcalde, quien ha cambiado la cara a la ciudad tirando de inteligencia pero también de trabajo, mucho trabajo, pero sobre todo buen trabajo. Para quien no lo conozca, ese es Jokin. Un orgullo de su familia.

Y es que en dos años de legislatura ha demostrado ser el mejor alcalde que Alcantarilla ha tenido; y ahí va otra apuesta: Que jamás va a tener. Y eso es algo que Alcantarilla no se puede permitir. Faltaría más. Habrá que inventar algo para que no ganemos tampoco esa batalla, de lo contrario tendríamos una oportunidad de regenerar la ciudad después de la “edad oscura” que nos condenó a la derrota. Una derrota de la que no queremos salir, y para la que pondremos todo lo que esté de nuestra parte. Bueno, pues no se preocupen porque tenemos al hombre indicado para ello:

A Paco Álvarez no le quieren en la izquierda porque dicen que es la verdadera derecha del municipio. Claro que, comparado con Joaquín, hasta yo parezco de derechas. Pero la verdadera razón de que esté más que vetado para un hipotético equipo de Gobierno es que no lo soportan, personalmente lo detestan, y no lo quieren mangoneando a su lado. Hasta ayer, cualquiera de los tres portavoces que ahora le reirán las gracias, recorría la plaza de Entrevías diciendo eso sin que le preguntaras. Sin embargo, Paco Álvarez va a abrir con su llave las puertas de una disco en la que se va a celebrar una fiesta a la que a él no le dejan entrar. ¿Por qué?

Ciudadanos es clave para un derrocamiento que sólo conviene a los que lo van a perpetrar el asalto. En un episodio de sinceridad sin precedentes, han reconocido que “si dejamos dos años más al alcalde nos barre en las siguientes elecciones.” Eso lo sabe hasta el gorrilla del jardín de las rampas. Así que el Conde don Julián va a apoyar una batalla que Alcantarilla volverá a perder, como parece estar escrito en nuestro designio histórico. Perderá la gente. Perderá el pueblo. Perderemos todos. Sólo ganarán ellos.

Para ello, Paco Álvarez tiene previsto que gobierne el PSOE que se derrotó a sí mismo junto a los concejales que vetaron la bandera del Real Murcia en el Ayuntamiento porque “nosotros somos del Ciudad”. No me extraña que muchos afiliados y simpatizantes clamen por este sinsentido en redes sociales, porque no han votado a Ciudadanos para esto, y sienten que Alcantarilla merece el alcalde que tiene. Pero deben hacer algo, porque el fin se acerca y el gobierno friki es inminente.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Local

Un comentario

  1. Uno de San Pedro

    17/06/2017 a las 1:20

    Artículo nada sesgado e imparcial, vaya tela. Cualquiera diría que el “periodista” es familia del Alcalde… oh wait!

Quizás te interese

López Miras destaca la solidez y fortaleza del Partido Popular de Alcantarilla

El presidente regional de los populares murcianos, acudió al Comité Ejecutivo Abierto cele…