“Lola Flores no era gitana”

Comentarios desactivados en “Lola Flores no era gitana”
1
1,442
Lola Flores

Increíble. Me he venido a este país a mejorar mi vida, a crearme unas expectativas de futuro dignas y me he dado cuenta, con el paso del tiempo, que, tanto el racismo como la xenofobia; desde mi punto de vista, no es otra cosa que no se llame falta de formación personal y mala asimilación de la educación recibida.

No importa si eres negro, gitano, chino, moro. Da igual. A medida que te vas integrando en el sistema y costumbres del entorno en el que vives, poco a poco eres menos negro, o gitano, o chino, o moro.

Puedo llegar a entender, que no justificar, el hecho de mirar a los extranjeros con cierto recelo porque quizás en cosas puntuales se les dan facilidades que a los nacionales no, pero nosotros no somos culpables de acogernos a esos privilegios. Nos los ofrecen y los aceptamos, quizás sea culpa del sistema.

En mi caso y a base de no poco esfuerzo, he conseguido labrarme una posición yo diría, acomodada. Un golpe de suerte en uno de los tantos juegos de azar, me obsequió con un pellizquito respetable y, como por arte de magia, ya no parecía tan negro. Me salían amigos por doquier y todo eran saludos y buenas caras y mejores gestos.

Qué triste. Me doy cuenta de que no importa en absoluto ni tu raza, ni tu credo o religión. Nada. Lo único que de verdad importa y cuán triste es comprobarlo, es el dinero del que puedas disponer.

Al garete se van los supuestos prejuicios que tiene la gente. Me alegro de ello, pero valoraría mucho más se esos prejuicios desaparecieran en aras de una formación cívica, de una educación bien asimilada y de unos horizontes engrandecidos por las cualidades de alguien en función de su persona y no de su capital.

Desde mi punto de vista, si alguien es racista o xenófobo, debe de ser consecuente con ello y ser fiel a esa praxis. No quiero decir con ello que considere tal cosa como algo que forme a la persona. Más bien creo que no le permite mostrar valores y cualidades humanas, pero al menos sería una persona fiel a sus ideas, erróneas o no.

Me asalta la pregunta, en momentos de reflexión, a dónde van esos prejuicios, cómo debe de sentirse esa persona cuando se dé cuenta de que su supuesto racismo ha desaparecido en base al dinero.

Adiós dignidad, adiós valores, adiós creencias.

Triste, muy triste. El racismo no es bueno. Cercena de un tajo la posibilidad de enriquecerse como persona conociendo otras culturas, otras costumbres, otras maneras de vivir, otros conceptos de vida que, quizás, provocados por las circunstancias, otra gente ha tenido que aceptar.

Pensemos. Norteamérica creo que es bastante racista pero, milagro; Obama no es negro, Michael Jordan tampoco y aquí en España, este país al que he empezado a querer, me doy cuenta de que Lola Flores no era gitana, ni Joaquín Cortés, ni Antonio Canales, ni el tan llorado Camarón.

Por favor, seamos serios. Todas esas personas ya eran buenas o malas, antes de tener fama y dinero.

Me niego a creer que la humanidad base el criterio y dignidad de una persona sólo en base al dinero.

Crezcamos como personas. Abrámonos y compartamos mundo, vivencias, ilusiones y esperanzas de un mundo más justo y mejor.

  • Y DESPUÉS DE SER INOCENTE ¿QUÉ?

    Artículo de opinión del Alcalde de Alcantarilla, Joaquín Buendía. …
  • Cuando un niño vuelve a nacer

    Pese a que todo el claustro político sabía y sabe de las deficiencias que existen en las z…
  • Los Inocentes

    El perro es un extraordinario animal de compañía, fiel y leal en extremo, con capacidad pa…
Cargar más artículos relacionados
  • Soy Runner

    Soy runner

    "A partir de ese preciso momento, me prometí a mí mismo respetar a la madre naturaleza." …
Cargar más en Elumen Dhungale
Los comentarios están cerados

Quizás te interese

Soy runner

"A partir de ese preciso momento, me prometí a mí mismo respetar a la madre naturaleza." …