Cuando un niño vuelve a nacer

5
0
31

José Ortuño, Pepe como lo llaman sus amiguitos y familiares, ha marcado en el calendario el 17 de febrero de 2013 como su nuevo cumpleaños, pese a que cuenta con sólo 6 añitos.

El domingo pasado el pequeño Pepe, jugaba inocentemente con su consola, sentado en una terraza de la Plaza de Adolfo Suárez, con sus padres, tíos y su prima. Como muchas familias que visitan la plaza para alegría de hosteleros de la zona, sobre todo en los duros tiempos que vivimos. Pero Pepe, como cualquier niño, se aburrió. Porque los niños son inquietos, intrépidos, pero sobre todo son niños. Y como tal se marchó a jugar a la pelota, ¿juego de alto riesgo?, no, simplemente un juego que ayuda a los más pequeños a desfogarse mientras juegan con sus amigos, o simplemente con otros niños que ni si quiera conocen y con los que entablan una relación social, que tanto animan psicólogos y pedagogos en detrimento de las horas con los juegos de nuevas tecnologías.

Pero ni Pepe, ni el resto de niños cuentan con un factor, que la plaza donde existe una zona infantil y por lo tanto se espera que vayan niños a jugar, es realmente un gran campo de minas, que un lugar donde puedan correr y expandirse tranquilamente, pese que para ello está concebida. Y es que la belleza de las obras  -aunque cuestionable la belleza de la plaza- prima por encima de otros aspectos que son “totalmente secundarios”, como quienes van hacer uso de ellas, si vivimos en un clima cálido o frío, si se puede limpiar fácilmente, y lo “menos” importante de todo, la seguridad de sus usuarios. Para qué nos vamos a meter con temas tan mundanos, ¡con lo bonita que es!

Que más da si existen maceteros con esquinas metálicas, que más da si hay paredes donde poder caerse, que más da si hay vidrios que se pueden romper, que más da si los bancos te pueden desgarrar, que más da si existen agujeros por los que un niño, como tú Pepe, pueden colarse y caer 8 metros de altura… que más da. ¡Pero que bonita que es!

Yo soy un pobre ignorante. Ignorante por que ignoro muchos temas y uno de ellos es el de obras, parques y jardines. Pero tengo algo que se llama sentido común, que debería ser el más común de todos los sentidos para los que diseñan estos campos de minas, los que los desarrollan, los que los encargan y los que los pagan, si se pagan. Por ello me pregunto ¿es que nadie se plantea el uso que va ha tener un recinto?, parece que no. Por lo tanto, yo continuaré con mi ignorancia.

Pepe ha regresado hoy a su casa, dolorido y con secuelas de su aventura por un maldito agujero que nunca tenía que haber existido. Pero a la misma vez llega contento, por que está en casa, donde podrá seguir jugando, estudiando y sobre todo disfrutando de su larga vida, como todo niño debe hacer.

Esta noche, cuando me dirija a acostar a mi hijo y grite como siempre ¡Papa!, me acordaré de ti Pepe y de tu familia y sobre todo de lo bonito que es vivir.

¡Felices sueños Pepe!

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Opinión

5 Comentarios

  1. Ni los más viejos...

    21/02/2013 a las 14:45

    En cualquier país de nuestro entorno, esos a los que siempre nos queremos equiparar, por:copiar una tesis , ministros dimiten; por contratar a una trabajadora y su novio ser espía, se dimite; ¡por hacer recortes y no querer mandar a la policía contra el pueblo! Se dimite, por y por y por. Aquí no se va de las poltronas de mi pueblo ni dios. Pero la pregunta es sencilla: ¿qué hubiera pasado si la rejilla hubiera estado en su sitio , como es natural?Lo qué me temo es que el problema es de dinero: no hay dinero para mantener los jardines ni zonas públicas. Alcantarilla parece, en muchos lugares, las afueras de una gran ciudad, con el deterioro ambiental , estético y salubre propio de la dejadez y desidia de los gobernantes.

  2. Erika Montesinos

    20/02/2013 a las 13:40

    Pero que poca verguenza tiene Alberto en decir lo que dice, como puedes justificar las cosas mal hechas por personas irresponsables, de verdad esto es de juzgado de guardia, osea, que ese niño fue a buscar el peligro el solo? o sea, que en una plaza o como se llame eso, no pasa nada si hay peligro ? No pasa nada si se lo han dicho infinidades de veces al alcalde y compañia? Alberto vete a plantar lechugas, por que esto es muy fuerte, tener que leer barbaridades como esa

  3. Toda la razon Alberto

    20/02/2013 a las 0:12

    Creo que tienes toda la razon alberto, solo un crio dejaria un agujero asi donde juegan los niños por eso que a los once que levantaron por dos veces las manos los tendrian que mandar al colegio

  4. Alberto Rodríguez

    19/02/2013 a las 23:10

    Me parece muy fuerte que se quiera aprovechar un accidente, producto de una travesura propia de un niño, para intentar culpar al contrincante político. Es verdad que hay que comprobar lo que ha pasado, pero me parece que tenemos una oposición carroñera, que vive obsesionada sólo con desgastar al alcalde y su equipo, sin tener en cuenta los verdaderos intereses municipales.

    • Lorenzo Fernández

      20/02/2013 a las 23:07

      Mira Alberto,

      La verdad que no quería entrarte al trapo, pero es que no puedo remediarlo después de leer varias veces tu mensaje.

      Te voy a poner otro caso, para ver si así lo entendemos mejor.

      Imagínate un empleado en una empresa privada, que llega su jefe y ve un agujero y le dice: “soluciona el agujero que alguien se puede lisiar.”, pasa un año y te vuelve a decir: “no has tapado el agujero, tápalo que al final se va ha lisiar alguien.” y llega el año siguiente y va un hijo del jefe y se cae por el agujero.

      ¿que piensas que hará el jefe?

      a) Darte un aumento de sueldo
      b) Promoverte para un ascenso
      c) Despedirte por INÚTIL (con despido procedente claro)
      d) Aostiarte, y luego la opción c

      Bien, pues entiende que aquí el Jefe es el Pueblo Soberano, el niño que se ha caído es por lo tanto hijo del jefe y el empleado un inútil.

      ¿Así más claro?

Quizás te interese

Quién habla en nombre del pueblo

Parte I: José Riquelme Esta foto la tomé la noche en la que Joaquín Buendía fue investido …